PROTAGONISTAS INVISIBLES

Al salir a la calle se siente la vulnerabilidad ante el peligro y un adverso devenir. El ritmo acelerado de la vida actual, esa que se ahoga entre lo cotidiano y lo común, nos hace ciegos desamparados en la búsqueda de un lugar cerrado que brinde seguridad o al menos algo parecido a la tranquilidad.
En algunas ocasiones el eterno paisaje adusto pierde alguno de sus elementos y lo cotidiano rompe su aparente equilibrio. Aquellas personas que pasan desapercibidas la mayor parte del tiempo cobran un inusual protagonismo por estar ausentes en ese sitio que la escenografía urbana les ha asignado por las adversidades de la vida o por consecuencias de las fuerzas del mercado laboral.
La ausencia los hace humanos. Infortunadamente se toma conciencia de su inmenso valor cuando las cosas no funcionan de la manera en que nuestra mente las ha encasillado. Se hacen valiosos porque descubrimos que dependemos de ellos en alguna manera, como los vendedores ambulantes que calman con golosinas el hambre ocasional, vigilantes que cuidan nuestro entorno laboral, barrenderos que limpian la puerca inconciencia de otros y cuidadores ocasionales de carros que, armados de bayetilla, aplican a la perfección la plusvalía de la calle. En fin, todo ese conjunto de personas que hicieron del diario sobrevivir su único modo de vida.
Perseguidos, estigmatizados y discriminados, muchos de ellos hacen que la ciudad tenga una cara a la cual mirar, alguien con quien hablar del clima, la ciudad o el fútbol. Permiten que las palabras tomen vigor todos los días en que se trabaja automáticamente y que el círculo social se haga un poco más amplio. Muchos de ellos están allí obligados por el desempleo, la discriminación (por edad, raza o estrato) o por la desesperanza de no encontrar un trabajo que no ponga en duda la dignidad ni el honor. Señalados por invadir el espacio público, de robar espacio a los acéfalos peatones que piensan en los problemas que lleva la “vida moderna” – ese sello que otorga el moderno oropel de persona ocupadísima y estresada por preocupaciones baladíes- quienes atorados en sus egoísmos no toman conciencia de que forman parte de la sociedad.
¿Hacen parte del mobiliario urbano estas personas que están en la calle? ¿Son parte vital de la ciudad y le dan vida, la hacen palpitar? Por lo menos estas personas le dan una cara a la ciudad más allá de lo que los medios de comunicación pretenden hacernos creer que somos. Encontramos una mirada para encontrarnos con nosotros mismos, para vernos reflejados en los ojos del otro, quien es como cualquiera de nosotros. Encontramos en la mirada de la otra persona un vestigio de calidez en medio de la selva de concreto. Basta de creer que la ciudad está en desarrollo mientras se vean más carros corriendo a gran velocidad en medio de autopistas interminables, con personas adustas al volante que solitarios buscan el mismo destino. Basta de buscarnos en los reflejos de los vidrios polarizados de camionetas de lijo o en los vidrios de los centros comerciales. Somos fichas de esta ciudad, partes iguales de la escenografía urbana que se rige con el libreto de lo rutinario y cotidiano.
Ignoramos a estos protagonistas invisibles como resultado de una profunda enfermedad social: evadimos los problemas para convertirnos en víctimas, le hacemos el quite a todos aquello que nos disgusta para no tomarnos la molestia de entender lo que pasa, evitamos cualquier contacto que vulnere levemente nuestro enconado egoísmo, para que la solución de los problemas quede en manos de los demás.
Somos parte de esta sociedad en la que nos tocó vivir, colmada de sueños y frustraciones, que desea superar los problemas y entregar una mejor ciudad a las generaciones que nos sucederán.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s