Un bostezo electoral

La ruin campaña que se gestó contra Samuel Moreno Rojas tuvo el cómplice eco de los medios de comunicación que definen su agenda desde las directrices de la “Casa de Narquiño
Termina la carrera electoral en Bogotá que deja a Samuel Moreno Rojas como nuevo Alcalde Mayor de la Capital de la República. Más allá de los tradicionales y repetidos análisis que aparecen oportunamente tras la decisión democrática manifiesta en las urnas, es importante resaltar algunos aspectos del lánguido debate electoral en Bogotá.
Mientras que en la disputa estaban seis candidatos, los medios solamente dieron espacio a los otros dos que estaban liderando las encuestas, en especial en las últimas dos semanas previas al día de las elecciones. Sin embargo, los debates adolecieron de altura ideológica y se centraron más en las críticas mutuas o a vivir de los hechos del pasado. La ruin campaña que se gestó contra Samuel Moreno Rojas tuvo el cómplice eco de los medios de comunicación que definen su agenda desde las directrices de la “Casa de Narquiño”, pero no tuvo el resultado esperado. La popularidad es cosa muy distinta del liderazgo y la legitimidad, luego el escándalo de la “parapolítica” comienza a cobrar políticamente a los que apoyan a “Salgareño”.
Enrique Peñalosa se centró en seducir a los votantes mediante las obras que ejecutó en su mandato, pero las incesantes obras en las troncales de Transmilenio y el predominio del concreto y los bolardos sobre los seres humanos, hicieron que los ciudadanos analizaran sesudamente la posibilidad de reelegirlo. William Vinasco se quejó del poco cubrimiento de los medios, aún cuando es una predominante figura y es el propietario de varias emisoras en la Capital; su error fue no aprovechar su gran penetración mediática. Samuel Moreno capitalizó la continuidad del gobierno de Lucho Garzón y supo aprovechar el apoyo de gremios que han estado apartados de los tradicionales círculos del poder capitalino; sin embargo, crece la incertidumbre acerca de las personas que conformarán su equipo de trabajo. La presencia de Abel Rodríguez, secretario de Educación de Garzón, es una esperanza para el plan educativo de la ciudad en esta década.
Los debates y las propuestas se centraron en las críticas al Transmilenio (debate que debe continuar para mejorar la calidad del servicio) y la posibilidad de implementar el Metro como verdadero sistema de transporte masivo. Mientras que Peñalosa sustentó su estrategia en la defensa de su gestión de gobierno, los demás candidatos criticaron algunos de sus resultados. Abundaron las propuestas audaces pero faltó poner en claro la manera de hacerlas realidad, pues nunca hubo una respuesta clara frente a los problemas que atacan la sensibilidad de los ciudadanos como la inseguridad, la movilidad, educación, recreación y generación de empleo de calidad.
Uno de los grandes fracasos en esta campaña es el de las declaraciones –una vez más- inoportunas y groseras del Presidente, quien con su descarado estilo intervino en política mermando la poca legitimidad que le queda al Primer Cargo de la Nación.
El gran reto frente a los próximos cuatro años es dar continuidad al progreso que lleva la ciudad durante la última década, sin descuidar los logros alcanzados y crear otros en los frentes que han sido descuidados. Finalmente, mi voto fue en blanco, pues la propuestas no me llegaron a convencer, solamente espero que se trabaje por la ciudad y que el Polo se consolide como una alternativa al poder tradicional que ha desgastado el país.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s