Una nación adolescente

Ante el unanimismo político la protesta es satanizada, quien opina distinto es tildado de terrorista y es una apátrida el indiferente
Las sospechas que se suscitaron con la marcha del pasado 4 de febrero no eran locas las teorías de algunos ignorantes que se resisten a la seducción de una “inteligencia superior”. Rezumó la verdadera motivación de la marcha, que fue usada con el fin politiquero de promover la segunda reelección de Uribe, a quien no le bastaron cuatro años para cumplir lo que prometió en el 2002 y parece que llegará hasta el 2012.
El pobre plan político del remoto candidato se montó en torno a la rendición de las FARC y al impulso de la economía. Sin embargo, el desarrollo de la hoja de ruta presentada hace seis años ha sido mediocre, hasta el punto de considerar un nuevo periodo en el Palacio de Nariño. De nada ha valido reformar la Constitución a nombre propio, ni permitir el grosero pero tradicional manejo de la burocracia; Uribe continua respetuoso de una rancia costumbre de corrupción a la que el pueblo parece acostumbrado y ansioso de pertenecer a ella.
Los desaciertos de las últimas dos administraciones (un solo gobierno verdadero) son varios. El Ministerio de Agricultura parece más preocupado por beneficiar a quienes no lo necesitan, prestando dinero a obras que no tiene nada que ver con el desarrollo del sector agropecuario, que en el crecimiento del campo, que es donde se gesta la guerra que se empeñan en negar. El tema de los terrenos de Carimagua ratifica que esa cáfila latifundista cree que los pobres arruinan la tierra.
Andrés Uriel, porfiado ministro de transporte, insiste en beneficiar a las empresas extranjeras con licitaciones que atentan contra la nación, el medio ambiente y los pobladores de esas zonas, pues atestan con garantías leoninas que no miden consecuencias a largo plazo. El manejo de temas vitales como el túnel de La Línea, el aeropuerto Eldorado y el tren carbonero del Magdalena ratifican su vocación de rezandero, pues sabrá el cielo cuándo, cuánto y cómo se verán estas obras finalizadas
En el Ministerio de Defensa aún retumban los escándalos por los falsos positivos, infiltraciones e interceptaciones ilegales, mientras que solamente se capturan “jefes de finanzas” de las FARC, que podrían servir de modelo financiero en Suiza o Panamá, mientras que el narcotráfico no ha sido derrotado. Las falsas denuncias de Juan Manuel Santos y Luís Carlos Restrepo contra Rafael Pardo evidencia la forma en que se maneja la seguridad de la nación.
Los únicos interesados en un tercer período de Uribe son los industriales que alimentan su megalomanía mediante un discurso mesiánico y apocalíptico. Los paramilitares, convertidos en terratenientes gracias al fusil y la motosierra, consolidarán el poder político que detentan, mientras que legalizan su situación en Estados Unidos y persiste en apoyar a Uribe. El pueblo también apoya un tercer mandato, pues siempre habrá un enemigo del cual serán defendidos por los “soldaditos de la patria” como la guerrilla o el poder corrosivo del narcotráfico que azota la nación por más de tres décadas.
Ante el unanimismo político la protesta es satanizada, quien opina distinto es tildado de terrorista y es una apátrida el indiferente. En Colombia, los principios democráticos son débiles, pues estos no van más allá del ejercicio del voto. NO hay respeto por las ideas ajenas y los desacuerdos son en inicio del odio. Colombia es una sociedad adolescente: no piensa y actúa como siente, reacciona violentamente contra lo que es distinto, es incapaz de mirarse a sí misma, cree que es el centro del mundo y culpa a los demás de todos los problemas.
Con la re-reelección que se impulsó desde Caracas, Uribe será un chavista de derecha con el respaldo económico y militar gringo. La hecatombe que llegó desde Venezuela servirá para dar continuidad a una seguridad democrática voraz y a una administración pública ineficiente. Las marchas serán herramientas útiles para mejorar la popularidad, pero no otorgan legitimidad.
Anuncios

Un pensamiento en “Una nación adolescente

  1. Sera que el 6 de marzo, saldremos a marchar en contra del paramilitarismo y en contra del estado o solo lograremos un reves de la marcha del 4F, de la cual su articulo habla, tal vez esta marcha solo sirva para mostrarle al PDA su fortaleza juvenil, y asi hacer su censo para las presindeciales Colombianas.es terrible ver como la politiqueria a rasgado las vestiduras del PDA,cuando la marcha del 4F no sabian como desprestigiarla y hasta le dieron ideas a los politicos para aprovechar este magno momento, aun asi no han logrado mayor relevancia sobre el tema, mas alla de quitarle el sueño a algunos que se ven sentados en la silla presidencial.hasta hoy no e visto ni escuchado a Uribe decir nada y espero que no lo haga ya con 8 años es suficiente y quien venga tendra un gran pais para seguir robando jeje…el Polo Democratico ya puso sus cartas Gaviria, Petro y lucho, todos grandes figurines politicos y con ancias enormes de poder, ya veremos que pasa mas adelante.hoy solo vemos como se filtra mas profundo la corrucion en “todos” y cada uno de los movimientos politicos del pais. Seguiremos votando porque asi podremos seguir quejandonos y seguiremos en las mismas porque las FARC no escuchan y solo buscan una salida gerrerrista y alocada para subir al poder, sea como sea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s