Ecos del secuestro


Las FARC insisten en le despeje de Florida y Pradera en el Valle. Andrés Pastrana cree que esta es una petición del ala política del Secretariado para dar un nuevo rumbo al grupo insurgente que busca el posicionamiento internacional

Las palabras se hacen repetitivas, los temas cíclicos. Penélope teje la misma historia en Colombia, marcada por la violencia y el terror. Esta vez es la liberación de cuatro políticos, nueve meses atrás el asesinato de once diputados del Valle. La perspectiva a corto plazo es incierta, el futuro no es halagüeño y la esperanza agoniza en la selva.
La Vorágine de la que hablaba José Eustasio Rivera no es la densa masa verde que desde el cielo parece un mar de brócoli, sin la ambición humana que pasó de la fiebre cauchera al negocio del narcotráfico. Esa voracidad, que pudre la bondad del hombre, tiene a muchas personas secuestradas, otros desaparecidos y millones de desplazados.
Analistas emiten infinitas teorías sobra la violencia desde sus escritorios. Una de esas grandiosas ideas propone la inexistencia de un conflicto armado y se une a la deshonrosa “lucha contra el terror” emanada en Washington en septiembre de 2001. Pero el conflicto sí existe y los liberados son prueba de ello, pues han perdidos varios años de su vida en cautiverio.
La violencia colombiana encuentra su razón de ser en la pobreza y la falta de oportunidades en el campo. Las caras de los jóvenes guerrilleros que custodiaban a los secuestrados, evidencian un problema que tiene que ver más con lo económico que con las ideas políticas, pues llega el momento en que la única salida a la pobreza rural son las armas, ya sea del ejército, guerrilla o paramilitares. Resulta paradójico que mientras se niega la existencia del conflicto en el Palacio de Nariño, le presupuesto de la FFMM crezca desmedidamente. Para la seguridad democrática no fueron suficientes cuatro años (ni ocho tampoco) ni el apoyo de Estados Unidos por medio del Plan Colombia (gestado entre Clinton y Pastrana).
En la otra orilla, las FARC insisten en le despeje de Florida y Pradera en el Valle. Andrés Pastrana cree que esta es una petición del ala política del Secretariado para dar un nuevo rumbo al grupo insurgente que busca el posicionamiento internacional. Al mismo tiempo, el Minagricultura se opone con ese tono desafiante mientras que el campo naufraga en la economía nacional.
Las noticias que traen los secuestrados son escalofriantes. Esas mismas noticias que fueron oportunamente usadas para promover una marcha contra las FARC (una más) apoyada por el gobierno y los grandes medios de comunicación, obsecuentes ante el sectarismo y la polarización. No deja de ser sospechosa la llegada de los policías discapacitados, que venían rodando desde Medellín en sillas de ruedas, el mismo día de la liberación; pero la presencia de Juan Manuel Santos (gobiernista de marras) siempre despierta suspicacias.
Ignorar el papel mediador de Piedad Córdoba y Hugo Chávez es grosero. La Senadora ha salido victoriosa a pesar del la preocupante hostilidad de la que es víctima y con su gestión pune en duda la eficacia del comisionado Restrepo. Es necesario recordar que están allí por petición del inquilino de Palacio, el mismo que los manoseó a su antojo y conveniencia. Sin embargo, la injerencia vocinglera de Chávez en los asuntos internos del países molesta e inoportuna.
La alegría de ver familias unidas en el reencuentro tras un largo y penoso cautiverio, debe concienciar a la sociedad colombiana de que la salida negociada al conflicto es necesaria para construir una paz verdadera, para no repetir el exterminio de la UP, referente histórico más reciente para esta guerrilla contumaz.

In extremis:
John Sebastián Ossa Bermúdez, un joven de 17 años que fue asesinado en Bogotá el pasado 17 de febrero por tener la camiseta del América de Cali, es la más reciente víctima de esa ralea de antisociales mimetizados con los colores de Millonarios, quienes no deben ser llamados hinchas. La violencia en los estadios debe ser proscrita y los que vivimos la fiesta del balón rechazamos estos actos de barbarie.

Anuncios

Un pensamiento en “Ecos del secuestro

  1. la gran gestion de Piedad Cordoba me sigue trayendo gato encerrado, aun asi mientras sirva toca apoyarla, Chavez nos a puesto su criterio en juciio y tomo partido.No logro ver como salir adelante un presidente que desde miraflores manipula a nuestro vecinos de Ecuador,Peru,Bolivia,Nicaragua y el mismo Brasil, desde donde busca poner piedras en el zapato.que pasara por la cabeza de Piedad y Chavez.. si lenguaje de aji nos pide respeto por ellos, yo aprendi en el colegio que el respeto se gana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s