La resurección del fútbol

Lejos de cualquier fecha religiosa, en un lugar con pocas referencias místicas, pero en medio de una multitud ansiosa, desesperada y sin esperanza, una luz avivó la fe en esos seguidores dominicales que sentían el Apocalipsis de su credo. Cuatro años atrás, la selección griega se proclamó campeona en la Eurocopa realizada en Portugal, basados en un esquema defensivo, y ese mismo año, el Once Caldas se erigía como campeón de América con el mismo planteamiento de los griegos. Hace solo un par de años, Italia, aquel equipo para el que la defensiva es una irrenunciable tradición, levantaba la Copa Mundial del fútbol en Alemania. No era necesario ser Nostradamus para sentir que el fin del fútbol estaba cerca, pero los fieles, siempre escépticos –acaso demasiado confiados en los milagros del último minuto-, confiaban en la resurrección en medio del mercantilismo, la táctica, las marcas, chismes de vestuario y ese afán de vender hasta la vida íntima de los jugadores.
Mientras se despedía uno de los mejores jugadores de los últimos diez años como Zinedine Zidane, al mismo tiempo se desmoronaba la figura de Ronaldinho. El trono del “mejor jugador del mundo” pasa por la intensa guerra comercial en la que luchan Adidas y Nike, mientras que el talento se debe limitar a un esquema o una identidad de juego. La Eurocopa llamó la atención como el evento donde se definiría el nombre del mejor jugador. El portugués Cristiano Ronaldo, el sueco Ibrahimovivh, el alemán Ballack o Ribery por los franceses, eran los candidatos que llegaban con mejor prensa. Tras calmarse la espuma de la victoria y los festejos, el análisis, aunque no designa un nuevo monarca que opaque el incuestionable talento de los mencionados jugadores, deja un alivio en las expectativas de los hinchas.
Sin dudas, el ganador es el fútbol alegre, del toque preciso, de la táctica ofensiva que inicia desde la forma en que de defiende; en últimas, vuelven a ganar esos hinchas que deliran con un taquito, con un regate, con certeros pases de primera intención y con un planteamiento que cree que el ataque se gesta desde la manera de defenderse. España es el justo campeón porque mostró un juego alegre, frontal, con desborde por las bandas, orden y equilibrio defensivo y una paciente actitud ofensiva. Si bien son relevantes los goles de David Villa y la seguridad que proporciona un arquero como Iker Casillas, son Marcos Senna y Xavi Hernández los jugadores destacados de esta selección campeona. El equilibrio que proporcionan en el medio campo estos jugadores, es la base de la campaña que terminó con la victoria ante Alemania por 1-0. Luis Aragonés es el cerebro, que con su precisa lectura de los partidos y esa obcecación común en los técnicos cuando el periodismo arrecia con su virulenta e insípida verborrea, que le arrebató el trono a la avaricia futbolera con su selección.
Aragonés se va ganador y deja atrás un conflicto mediático orquestado por el malévolo Real Madrid, que parece fiel a las rancias prácticas franquistas. Con la negativa de llamara a Raúl, renovó el ataque español y le dio la oportunidad a una camada de goleadores que vienen siendo figuras en sus clubes. Ungido con el título de Campeón europeo irá a Turquía a ganar en dos años, lo que la Real Federación le pagaría en diez. La gran paradoja de España es que el técnico no se fue, ni se quedará cuando la prensa se lo pedía. Sin dudas, así como el corrompido poder del periodismo deportivo desconoce el límite de la mediocridad, tampoco distingue nacionalidades; tenemos la desventura de asistir a una pandemia laboral mediática de alcances globales.
A parte de los periodistas, el fútbol pertenece a los jugadores y los hinchas. Se vieron escenarios colmados de alegría, color, respeto y entusiasmo por el juego, sin distinguir el color de la camiseta o de la piel. Gracias a la ausencia de Inglaterra los hooligans no se llevaron el triste protagonismo en una fiesta deportiva. Ojalá que muchos jugadores del torneo criollo hayan visto estos partidos donde no se protestaba airadamente un saque de banda, se le demostraba al contrario quien tenía mejor disposición para el matoneo o quien merecía el premio a la mejor actuación tras la disputa de un balón, en la cual, tras ser atendido por los médicos, recobraba milagrosamente la salud y disposición para reintegrarse al juego.
Justo ganador España porque gana el fútbol ofensivo y de buen trato al balón. Destacadísimas las actuaciones de Croacia, Turquía,, Holanda (que debe adherir el gen ganador a su ADN futbolero) y una Alemania que se encuentra en la transición de encontrar una nueva forma de jugar que vaya más allá de la fortaleza física. Grata sorpresa Rusia, que de la mano de Guus Hiddink, ratifica que lo hecho por el Zenith, al ganar la Copa UEFA, no fue resultado del azar. Francia queda ante el reto de superar esa generación que ganó el mundial y la euro, para encontrar una manera de jugar. Un Cristiano Ronaldo, que a pesar de su inmejorable condición técnica, debe ratificar el sello de mejor jugador como lo han hecho los mejores jugadores de la historia: en los momentos decisivos; que también debe concentrarse mejor en el juego que en las tradicionales tentaciones mercenarias del Real.
La esperanza revive de cara al mundial de Sudáfrica en dos larguísimos años. Las banderas aguardarán impacientes el pitazo inicial de la fiesta del balón. Mientras tanto, habrá que esperar al campeón de la Copa Libertadores jugando ese fútbol ofensivo que volvió a ser protagonista. Por nuestra tierra, habrá que seguir viendo la marrullería y eso que algunos denominan equivocadamente “tener cancha”, esperar a Preciado vestido de azul y el partido de despedida de Aristizábal. Triste resaca aguarda a los hinchas colombianos que rompieron su rutina por ver la Euro 2008.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s