El valor de la resistencia

La muerte por fin ha ganado la lucha al escritor ruso Alexander Soltzhenitzyn. Tras una lucha incansable, la ultima compañera la logrado el cometido de llevarse a este magnífico escritor. Es una afrenta tratar de resumir su vida en unas pocas líneas, mas si se tienen en cuenta las múltiples fuentes de información biográfica, literaria o ideológica, es un ejercicio al que reto al lector. Más allá de las consideraciones estéticas o artísticas, Soltzhenitzyn vivió en una constante lucha consigo mismo tratando de ser fiel a sus principios.
Fiel a la tradición literaria de Tolstoi y Dostoyevsky, Soltzhenitzyn penetró con su prosa en las infinitas y profundas contradicciones sociales de un sistema paquidérmico que alimentaba al pueblo ruso entre el miedo, el orgullo nacionalista y un eficiente sistema represivo, tan disímil del aparato burocrático de la Unión Soviética. La búsqueda de personajes que representaban a la perfección las vicisitudes del sistema comunista era, supongo, una labor sencilla, que se complicada seriamente al momento de ponerlos a interactuar como individuos de una misma nación. La diversidad de la antigua URSS solamente respondió a una estrategia geopolítica por el control de territorios estratégicos y sus recursos naturales, dentro de la Guerra Fría.
Tal variedad de personas se plasman en las novelas de Soltzhenitzyn, para demostrar las inequidades de un sistema que se preciaba de ser justo e imparcial, donde hasta la muerte estaba establecida como un terno proceso que se confundía entre las cartas, sellos oficiales y aprobaciones del funcionario –in-competente. La misma muerte vio como Soltzhenitzyn escapaba a su encuentro, aun cuando las circunstancias favorecían a la nívea adversaria.
Como prisionero sobrevivió a las penurias de ser un contradictor del sistema, de atreverse a señalar las deficiencias del Estado y las contradicciones ideológicas del Secretariado del Partido Comunista. Como contradictor se vio recluido en un Gulag, aquellos campos de concentración destinados a los desquiciados, inconformes y traidores que osaban señalar los errores del gobierno de turno, que para esta época era Stalin. Las cifras oficiales estima que fueron cerca de 10 millones de personas las que murieron en aquellos campos de exterminio, donde no solo se desvanecía la vida, sino también flaqueaban las ideas.
Tras sobrevivir al Gulag, Soltzhenitzyn sobrevivió al cáncer y a la tortura que significa ser atendido por un sistema de salud donde es más importante el gerente que el médico sabio o la enfermera curtida de conocimiento por los años. “El Pabellón de los Cancerosos” no recrea solamente el martirio al que se someten los enfermos, sino también las desavenencias de una serie de personas que provienen de cada rincón del imperio, perdidos en una lejana ciudad del interior de la Unión Soviética. Pero lo más apasionante es la manera en que en cada uno de sus personajes afloran cientos de sentimientos encontrados y llenos de contradicciones y conflictos, pues así es la naturaleza humana cotidiana. Tras sobrevivir a semejantes pruebas, aprovecha el juego de la Guerra Fría y se exilia en Estados Unidos.
Más allá de la experiencia de lucha ante la muerte, el premio Nobel de Literatura o su retorno a Rusia en 1994, exalto de Soltzhenitzyn el ejemplo de resistencia y se fidelidad a sus principios, el último refugio para aquellas almas que creen que la vida es algo más que la frenética carrera por acumular riquezas, escalar socialmente o llenar los vacíos existenciales con ideas de dios, nacionalismo, poder y fama. Paz para quien brindará compañía con sus libros a muchas almas que saben que lo último que puede traicionar una persona es su esencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s