La mujer jamás besada

Susan Boyle, desempleada inglesa de 47 años que ocupa su tiempo libre como voluntaria en una iglesia y quien comparte su casa con un gato, es una de las figuras más carismáticas del “reality show” The British got talent (Los británicos tiene talento). Esta mujer carece de atractivo, su sobrepeso es evidente e incluso afirma sin temores que nunca ha sido besada.
A pesar de que se puede comparar con el primer ganador de este concurso –Paul Potts- y que las similitudes podrían despertar sospechas de manipulación, existe una evidencia innegable tras ver el ejemplo de estas dos personas: cada ser humano tiene un valiosísimo potencial humano. Al ver la primera audición de Susan Boyle, el público, acostumbrado a las figuras juveniles y bien cuidados por asesores de imagen (a pesar de que no canten muy bien o sus composiciones evidencien una lírica prosaica y facilista), tenía engatillada la risa burlona con la que sería ejecutada aquella mujer de cejas pobladas y vestido de domingo. Incluso los jurados no disimulaban el escepticismo que suscitaba la apariencia de miss Boyle. Pero ella conmovió todo el auditorio desde la primera nota, su transformación fue evidente e incluso confirmó que la música posee un poder inconmensurable, cercano a la magia o el milagro.
Paul Potts, primer ganador del concurso, tiene un perfil parecido. Abnegado vendedor de teléfonos celulares, encontraba en la música la única ventana que iluminaba su vida gris y plana. No importaba que le faltaran varios dientes o que sufriera de sobrepeso, la ópera se constituía en su vehículo para llegar a un espacio interior donde era plenamente feliz y libre, donde no importaban los conceptos estéticos modernos ni el rigor de la báscula. Su primera audición tenía un latente ambiente de burla, pues ¿Qué podría ofrecer estas persona sin ángel ni presencia física? Con su talento no sólo conmovió al auditorio, pues hasta lágrimas se vieron en los rostros de los estrictos –y arrogantes- jurados.
En un mundo dominado por la imagen, la proyección de seguridad total y donde la prosperidad se convirtió en una obligación social, existen ciertas personas que son excluidas por no seguir estos mandamientos modernos. Condenados a la opacidad, su mejor alternativa es camuflarse, pasar desapercibidos o resignarse a ser fantasmas de carne y hueso. Exiliados por la tiranía de la belleza y la perfección, se enfrentan a la soledad que los obliga a refugiarse en un mundo propio donde sen plenos y libres. En ese plano íntimo se gestan una serie de talentos maravillosos, una búsqueda intensa por encontrar un refugio de la inhumanidad de las personas.
Cada uno de nosotros puede desarrollar cualquier tipo de talento, enfrentar las propias limitaciones, vencer la ignorancia y elevarse sobra cualquier obstáculo. Dentro de cada uno existe un Paul o una Susan que espera salir de la intimidad para exponer toda su inmensidad y hermosura ante los demás. Al vencer el miedo se logra un mejor conocimiento de sí mismo, eje fundamental de la sabiduría según estaba escrito en el oráculo griego de Delfos, y se potencian todos los talentos con lo que nace cada persona. Los sueños se hacen realidad mediante constancia, disciplina y esfuerzo.
Enfrentar los miedos, la pereza o la mediocridad es la gran moraleja que dejan estos dos personajes, ya que la otra alternativa consiste en incubar miedo, odio y resentimiento que desconoce el límite.
Sound track: Vídeo acerca de Paul Potts: http://www.youtube.com/watch?v=woAUSJpHHuI
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s