Bogotá, la década perdida

El amanecer bogotano puede regalarte este tipo de mañanas.
Una de las cosas más lindas que tiene Bogotá son esos atardeceres en los que el sol tiñe de diversas tonalidades que varían del amarillo al rojo las nubes en el horizonte. Los bogotanos defienden un orgullo etéreo fundamentado en el hecho de ser la capital de Colombia, aquel mito fundacional inspirado en la leyenda de El Dorado que mutó en la Atenas suramericana y que actualmente siquiera llega a la Transilvania de los Andes (como apuntaba el genial Alfredo Iriarte), mientras la ciudad completará una década estancada entre la ineptitud, la desidia y la corrupción.
Recuerdo la figura de Antanas Mockus a mediados de la década de los 90, un filósofo que llegó a la Alcaldía con un lenguaje innovador, quien propugnaba por el cambio de pensamiento de los habitantes. Allí estaba un pensador neto que proponía un cambio para generar cultura ciudadana, una forma intangible de construir una ciudad más allá de las obras civiles, importantes para la calidad de vida de las personas, hecho que aprovechó Enrique Peñalosa para crear vías, parques, ciclorrutas, andenes y demás obras que buscaba actualizar a una ciudad que parecía condenada al eterno rezago con la modernidad. La implementación del sistema de transporte masivo Transmilenio marcó un hito en la modernización de la ciudad, el desarrollo tenía unos bríos capaces de resucitar el orgullo tímido de los cachacos.
Tristemente llegó el Polo Democrático al Palacio Liévano, pues en verdad da grima ver cómo la izquierda colombiana desperdicia su capital político en medio de la mediocridad y la corrupción, continuando con las mañas de los partidos tradicionales que tanto criticaron, lo que no es sano para la democracia colombiana, pues esta era una oportunidad única para deslegitimar la lucha armada de las FARC y el ELN, quienes insisten en una revolución armada mientras que secuestran y se dedican al narcotráfico.
Los gobiernos de Lucho Garzón, Samuel Moreno y Gustavo Petro, elegidos en representación de un partido de izquierda, han sumergido a Bogotá en una década perdida, donde el ímpetu del desarrollo y la inclusión se estancaron mientras que otras ciudades avanzaron. Con cinismo se han atribuido el papel de víctimas y perseguidos sociales para ocultar la ineptitud de sus administraciones, pues tradicionalmente ese ha sido el nervio de su discurso político.

La fila de articulados de Transmilenio en la estación
Las Aguas en una tarde puede tomar hasta 20 minutos.
Gustavo Petro no puede dar una explicación clara y contundente si recurrir a la martirización, pues todos los críticos son aliados de las clases dirigentes, mercenarios de la información o simples borregos engatusados por el teatro mediático. Dudo mucho que una persona que gasta cuatro horas diarias en un bus tenga tiempo para leer periódicos o ver televisión, pues las verdaderas víctimas de la incompetencia y arrogancia del actual alcalde somos los mismos ciudadanos, quienes no vemos ninguna gracia en el chiste cruel de la “Bogotá humana” cuando esta es una ciudad hostil, con andenes imposibles para salir con un coche de bebé, una silla de ruedas o en bastón, inseguridad en las calles y un tráfico imposible de soportar sin perder gran parte de la simpatía con la que se regresa de vacaciones.
Ojalá el alcalde Petro replantee su camino, aprenda a escuchar mejor a los administradores y deje ver inventarse enemigos en cada crítica. Espero que le vaya bien en los tres años de gobierno que le restan, pues será sano para la política colombiana tener un partido de izquierda coherente y propositivo (más allá de la arenga cacofónica y la crítica refleja); además, ganará Bogotá y quienes vivimos en ella.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s