Searching for Sugar man (2012)


No es la hagiografía de un músico ególatra que busca en los excesos un camino recurrente para llegar al Olimpo de los dioses con una guitarra; más bien se trata del retrato de un humano con el valor suficiente para aceptar su destino y seguir a pesar de los fracasos o la incomprensión del mundo, sin vacuas nostalgias que no dejan afrontar el presente. Sixto Rodríguez es un músico norteamericano de origen mexicano, quien solo grabó dos discos, pero su talento no lo hizo rico. Tan solo ganó la fama en la Sudáfrica del Apartheid, cuyas letras sirvieron como la banda sonora de una generación que se rebeló ante un terrible establecimiento. Un genio que necesitó –al igual que Juan Rulfo- de dos obras maestras para demostrar todo su talento, sin apelar a las efímeras estrellas del pop o al escándalo con final predecible para ganar la compasión del público. Rodríguez no busca culpables ni explicaciones para el esquivo éxito. Magnífico relato, con toques dramáticos, humor y una excelente banda sonora.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s