Destejiendo el arcoíris: ciencia, ilusión y el deseo de asombro

DestacadoRichard Dawkins

La ciencia también puede ser poética, no en un sentido metafórico ni místico, sino en la maravilla que significa la evolución del universo, de la cual somos espectadores y protagonistas casuales.

Richard Dawkins expone cómo la naturaleza evidencia un proceso que se ha ido depurando por millones de años, para desarrollar órganos complejos que aseguren la continuidad de una especie. Conocer el universo va más allá de la misión de encontrar vida en otro lugar del universo; se trata de hallar pistas que permitan comprender cómo surgieron y se han desarrollado las galaxias, las estrellas, los planetas y la vida.

“La decadencia de las religiones occidentales tradicionales ha creado un vacío que parece estar siendo ocupado no por la ciencia, con su visión más clarividente y grandiosa del cosmos, sino por lo paranormal y la astrología”

No es un libro fácil de digerir si en la mente del lector hay dogmas irrefutables o ideas religiosas que no admiten el disenso. Es un reto para cualquier persona, pues refuta conceptos convertidos en verdades a través de la intensa difusión en los medios de comunicación y las redes sociales, por lo que también representa un reto a nuestras convicciones y creencias populares. Por momentos la lectura resulta espesa debido a las explicaciones científicas, pero, una vez has comprendido los conceptos, se facilitará con el pasar de las páginas.

Richard Dawkins
Reseña del libro de Richard Dawkins, biólogo inglés ampliamente reconocido por su defensa de la ciencia ante la superstición y la religión.

Destejiendo el arco iris: Ciencia, ilusión y el deseo de asombro por Richard Dawkins

Calificación en Goodreads: 4 de 5 estrellas

Ver más reseñas

Anuncios

El reino de los datos, ¿democracia en peligro?

Yair Leonardo Vera

La privacidad es un derecho fundamental en plena era informática. Usuarios de redes sociales, teléfonos inteligentes, dispositivos móviles y electrodomésticos conectados a internet aún no logran comprender los alcances de este derecho, relacionados con el control de la información de una persona al estar conectada y los datos que intercambia mientras navega.

Empresas como Facebook aseguran que la recolección de datos sirve para optimizar su servicio y beneficiar a sus usuarios; además, afirman que los datos recabados no son usados por terceras personas y que respeta la privacidad del contenido de llamadas y mensajes.

Los datos son el elemento básico en la economía digital. Recolectan información útil sobre el tráfico en tiempo real, que alimentan los mapas de navegación de aplicaciones como Google Maps, Waze o Uber. Muchas estrategias de marketing se valen de los datos para diseñar campañas enfocadas en un grupo específico (promociones y planes de fidelización), mejorar la experiencia del usuario en las tiendas y librar de preocupaciones adicionales a un cliente.

No obstante los beneficios, tampoco hay que ignorar los peligros del mal uso de los datos de millones de personas. El escándalo que involucra a Facebook y Cambridge Analytica, donde la información de más de 50.000 cuentas fue usada para manipular las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, abre un debate sobre los métodos de recolección y el uso de la información recopilada.

Cambridge Analytica
“Usar datos para cambiar el comportamiento de las audiencias”, según aparece en la página web de Cambridge Analytica.

Un cerebro manipulable

Conocer cómo piensa un grupo humano permite anticipar cómo reaccionarán ante un estímulo. Como ratas de laboratorio, Facebook expone las personas a cierto tipo de información para examinar sus reacciones.

El estudio del comportamiento del cerebro frente a la información no es precisamente un invento de Cambridge Analytica ni de Mark Zuckerberg. John Jost, profesor de psicología y política en NYU, ha estudiado la psicología política en más de 12 países con cerca de 22.618 casos. Jost ha encontrado que los liberales tienen un pensamiento más crítico, mientras que las personas conservadoras son menos reflexivas en su pensamiento (especialmente cuando la información coincide con sus propias ideas). La ideología no hace más inteligente a una persona; tan sólo hay diferentes maneras de procesar la información, lo que involucra las fuentes de dónde las personas se informan.

Un análisis de Buzzfeed encontró que las páginas de contenido conservador tienen tres veces mayor tráfico que las liberales al publicar un contenido falso o engañoso en redes sociales. Cabe aclarar que las “fake news” no son una invención exclusiva de los conservadores.

“La ideología no hace más inteligente a una persona; tan sólo hay diferentes maneras de procesar la información”

Las redes sociales están contribuyendo a la polarización, debido a que aíslan a las personas de puntos de vista opuestos, favoreciendo un clima de histeria e hiperreactivo (casi cómplices ocasionales), donde la razón y el conocimiento están ausentes. Tan sólo importa agarrar la ola del tema del día, publicar el video viral, sumarse al linchamiento mediático, repudiar las diferencias y unirse a la turba medieval que disfruta de los juicios de ordalía y la quema de brujas en sus teléfonos inteligentes.

Los cambios en el ecosistema de los canales de comunicación también involucran a los servicios de mensajería instantánea (texto, voz y videollamadas), siembran dudas sobre la vulnerabilidad de las sociedades democráticas modernas y las limitaciones del público para contener y comprender el tsunami informativo en el que naufragan el análisis y la información en contexto.

¿La libertad de expresión necesita un límite?

La filosofía de Reddit (agregador de noticias en el que los contenidos son publicados y promocionados por los usuarios) es promover conversaciones abiertas y honestas – ¿un ágora digital ideal? -, el ecosistema digital apropiado para las mentes que gustan de conspiraciones y el posterior delirio de persecución, en el que el asomo de duda o escepticismo es visto como una señal de complicidad de las “élites que nos dominan en secreto”.

Una de las problemáticas que enfrenta Reddit es la desinformación, la promoción del racismo, la normalización del acoso sexual y la legitimación del acoso digital por parte de aquellos valientes que usan el teclado como cómoda trinchera. Steve Huffmann, fundador y CEO de Reddit, lidera una cruzada para la necesaria desintoxicación de internet. La libertad de expresión admite que cualquier persona exprese sus ideas (así éstas sean mentiras o débiles suposiciones). La responsabilidad del ciudadano responsable está en restarles protagonismo, no alimentar esa necesidad de figurar sin razón, enfrentar el acoso, crear conciencia sobre los delitos en los que se incurre (injuria, calumnia o difamación) y la constante educación de las personas. Una tarea inconmensurable.

Ante la crisis de credibilidad

Formamos parte de una red virtual de la que difícilmente podemos desprendernos. De nada valdría la pena volver al telégrafo o las interminables filas en los bancos si tenemos la tecnología en el bolsillo. Es clave desarrollar un sentido crítico ante las publicaciones en las redes sociales, preguntarse sobre su autenticidad y evitar la tentación de unirse a la horda cuando hay un ambiente cargado de odio.

Regular la información publicada en las redes sociales es otro elemento clave, pues los usuarios también son responsables de los contenidos y las implicaciones de saber qué tipo de información quiere que el mundo conozca de usted (aún cruzo los dedos para que nadie publique aquellas fotos cuando disimulaba el acné con una incipiente barba y actitud hosca). No está mal reconocer la adicción al mundo digital y emprender una desintoxicación digital como un ejercicio crítico sobre cómo interactuamos con el mundo a través de las redes sociales, la información que las empresas recopilan sobre nosotros y cómo propiciamos esta situación.

La regulación aparece en el escenario. Personajes notables como Tim Cook (CEO de Apple) y Virginia Rometty (presidenta de IBM) están a favor del manejo responsable de los datos y el dominio de la información por parte de los usuarios, mientras que Brian Acton (creador de WhatsApp) y Elon Musk (CEO de Tesla) fueron más allá al encabezar una campaña llamada #DeleteFacebook; Tesla y Space X cerraron sus páginas en la red social.

Trino al que Elon Musk respondió con cierto sarcasmo:

Resulta alarmante qué tipo de información pueden recolectar y qué uso se hará de los datos. Un caso que enciende las alarmas es la intención de Facebook para recopilar información médica en varios hospitales de Estados Unidos para apoyar un supuesto proyecto de desarrollo. Otro caso que confirma las sospechas de muchos escépticos es el algoritmo que establece cuándo una persona es más peligrosa al manejar, datos que determinan la tarifa del seguro basados en detalles tan -supuestamente- insignificantes como el orden en las fotos y cómo acuerda una cita (no es lo mismo decir “el domingo en la noche”, que fijar hora y lugar).

Frente a este panorama vale preguntar:

  • ¿Los pacientes saben que los datos de su historial médico serán compartidos?
  • Dado el antecedente de Cambridge Analytica, ¿qué garantía tienen las personas que sus datos no serán usados por compañías interesadas en ahorrarse el dinero de una investigación?
  • ¿Dónde es posible ver los avances de las investigaciones?
Las empresas están en el deber de publicar una política de uso de datos fácil de comprender, pues muchos de los términos y condiciones resultan ser un extensísimo documento colmado de tecnicismos legales y adaptados a cada legislación local, cuya lectura podría tomar casi ocho horas, como lo demuestra este video sobre los Términos y condiciones de Kindle Amazon: 

También es importante abrir el debate sobre la ética en la recolección y el tratamiento de datos, para evitar la satanización de la información que podría ayudar a prevenir accidentes, automatizar tareas y mejorar la calidad de vida de las personas, desafío que involucra a todas las personas (conectadas o no).


La seguridad de los datos comienza por nosotros

Estos tutoriales de la Fundación Karisma muestran cómo mejorar la configuración de seguridad en el perfil de Facebook:

Versión móvil:


Versión escritorio: