Encrucijadas de la consulta

Yair Leonardo Vera

Frente al promocionado video musical de la consulta anticorrupción, liderados por el “Niño Ramoncito” del jet set criollo, es acertado el formato elegido (video clip) y la plataforma de difusión (YouTube), como estrategia para cautivar la audiencia joven. Sin embargo, el impacto del video no significa que Samper Ospina sea un genio, sino un bufón repetitivo que no evita el tono arribista y misógino de su irreverencia postiza.

Recurrir a un personaje que como director de la revista Soho legitimó la traquetización de la sociedad colombiana mediante portadas controversiales que compensaban el declive en la calidad de sus escritos y fotografías (aún están buscando un reemplazo digno para Salvatore Salomone), promovió la candidatura del falaz Enrique Peñalosa porque era el candidato más técnico y se mostró apático frente a la segunda vuelta presidencial (un momento decisivo para el país), evidencia la desesperación de los promotores de la consulta del próximo 26 de agosto.
Resulta incomprensible la presencia en ese video de un político opaco como Rodrigo Lara (miembro del fatal Cambio Radical), el mismo que decía que Oneida Pinto encarnaba la renovación de la política en La Guajira, la misma cáfila que se ha robado el departamento, mientras sus habitantes pasan hambre y sed. 

Si bien el eslogan de campaña dice “Siete veces sí”, luego de leer las preguntas con detenimiento, y considerar los aportes de abogados como Rodrigo Uprimny, votaré No en la pregunta siete, aquella que limita a tres periodos la gestión de un congresista. La pregunta busca acabar con senadores eternos tipo Roberto Gerlein o Víctor Renán Barco, una generalización -como todas- tan perniciosa como peligrosa. Hay congresistas que hacen bien su trabajo, como Claudia López, Jorge Robledo, Germán Navas Talero o Hugo Serrano (un experto en hidrocarburos). Creo que congresistas juiciosos y disciplinados deben tener continuidad, como Ángela María Robledo, Angélica Lozano, Iván Cepeda y otros que irán apareciendo.

consulta anticorrupción en Colombia
“Hay que tragarse sapos” argumentarán los pragmáticos, mientras otros creemos que algunos principios son innegociables.
Es importante votar en la consulta porque envía un mensaje claro a la clase dirigente de Colombia sobre las verdaderas preocupaciones de la ciudadanía, pues las clases dominantes del país no muestran interés alguno en promover un cambio.

Ya con las FARC en el escenario político, resulta clara la verdadera dimensión del problema que significa la corrupción, deleznable costumbre de aquellos que ven en el poder público una manera de enriquecerse de manera exponencial en pocos años, como el caso de la Familia Char y su entramado empresarial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s