Ciudadanos contra la corrupción (otra resaca electoral)

consulta anticorrupción colombia


El lunes que sigue tras una jornada de votación, es un día que resulta pesado y demasiado agobiante. Como un capítulo repetido que estamos obligados a sufrir en el juego de la democracia, donde la esperanza de la consulta anticorrupción fue derrotada por los villanos que saben cómo se manejan las elecciones en Colombia.


Los eslóganes desgastados parecen ridículos, la ilusión innecesaria y el ejercicio de imaginar una sociedad más justa resulta en un “pajazo mental”, mientras el ciudadano saca el valor necesario para enfrentar lo rutinario: desorden, inseguridad, ineficiencia y corrupción. Una costumbre malsana que ha ido modelando el carácter abnegado y resignado del colombiano, quien ve como la clase dirigente del país no muestra una intención sincera de cambiar ni abrir un espacio a nuevos factores de cambio. 

La mentalidad feudal del poder en Colombia es una cofradía que combina la mediocridad con la coacción ante cualquier cambio, para quienes resulta sospechoso cualquier asomo de disenso e inconformidad. Los señores saben que el gran botín de la riqueza está en ordeñar al Estado, eludir las obligaciones y hallar la manera de comprar la justicia. 

Este panorama, un ecosistema de corrupción que se ha apoderado de la cultura del país, fue el que engendró la Consulta anticorrupción del 26 de agosto, como una manera de mandarle un mensaje de tipo popular a esos ladrones que hacen del robo al estado su modo de vida. Si bien la consulta no logró el alcanzar el umbral necesario (más 12 millones de votos) y se quedó por cerca de 500.000 votos, deja algunas consideraciones de cara al nuevo gobierno y lo que podría venir en un futuro.

Votación masiva

Lograr 11,6 millones de votos sin tamales, lechona, maquinaria, certificado electoral ni demás artimañas de las maquinarias electorales, es una cifra que evidencia una inconformidad en gran parte de la ciudadanía. A pesar de la magnitud de la votación, no hay ningún ganador claro, pues cada quien es un perdedor:
  • Promotores: aunque evidenció la importancia de los mecanismos de participación ciudadana y generaron un debate sobre el problema que representa la corrupción, no lograron el objetivo propuesto.
  • Partidos políticos: ningún partido político puede atribuirse los más de once millones de votos que alcanzó la consulta anticorrupción, pues no es posible determinar con certeza la orientación política de los votantes.
  • Ciudadanía: sin las FARC como grupo armado, la corrupción se develó como el gran problema del país. Los colombianos perdimos esa oportunidad de enfrentarlo. Somos campeones en quejarnos, mas no en actuar.

Abstención, un síntoma

Los bajo índices de participación en la consulta confirman algunas tendencias históricas en determinadas regiones del país. Antioquia es tierra del uribismo, ni se puede negar el poder de los caciques regionales en departamentos como Atlántico, Cesar o Córdoba, quienes ejercen una fuerte influencia política e ideológica.
Mapa consulta anticorrupción Colombia
Departamentos en los que la Consulta anticorrupción alcanzó el umbral de aprobación.
(imagen: Caracol Radio)

Otra lectura merecen departamentos como La Guajira o Chocó, territorios condenados al atraso y la pobreza por la corrupción de sus gobernantes, quienes hicieron una empresa criminal de un proyecto político. Los habitantes de estas zonas se sienten olvidados por el estado, sin escuelas, hospitales ni servicios públicos básicos, víctimas de una serie de gobernantes que sólo aparecen durante la tragedia o las elecciones. Infortunadamente en la población hay una apatía que sólo favorece a los intereses de los políticos.

Corrupción en Colombia
El mapa de los niveles de corrupción en Colombia evidencia que en los departamentos con mayor riesgo de corrupción, hubo menor participación en la consulta del pasado 26 de agosto.

Un mensaje claro

La cifra alcanzada por la consulta anticorrupción supera la lograda por Iván Duque para llegar a la Casa de nariño. Es un mensaje clarísimo a un gobierno que recién inicia y cuyo Presidente aún se comporta como un candidato, un clamor popular que exige medidas efectivas para enfrentar sin tregua la corrupción.

índice de aprobación presidencial
Índice de aprobación presidencial durante el final del mandato de Juan Manuel Santos y el inicio de Iván Duque.

Ante la baja favorabilidad, es la oportunidad dorada para enviar un mensaje a la sociedad sobre lo que serán los próximos cuatro años, sobre su capacidad de escuchar a los sectores inconformes que demandan un cambio real y efectivo sobre las políticas de contratación, demostrar que es posible promover la cohesión de diversos sectores y que ese proyecto de país que incluye a todos es algo más que una bonita frase de campaña.

La nueva política

Es importante que la ciudadanía conozca los mecanismos de participación ciudadana contemplados en la Constitución Política de Colombia y la legislación. Durante la promoción de la consulta anticorrupción fue importante que las personas conocieran la verdadera dimension del problema y cómo afecta a todas las personas. 

“Tampoco se puede descalificar a quien manifiesta dudas o reservas legales frente a la consulta, pues el eslogan de “siete veces sí” resultó de un unanimismo sospechoso que pudo desanimar a los escépticos.”

También fue clave que aprovecharan nuevas narrativas y los canales digitales de difusión para atraer el voto de los jóvenes. Sin embargo, a las personas no les gusta que las traten ni les hablen como si fuesen tontos -eso es subestimar su inteligencia y capacidad analítica-. Tampoco se puede descalificar a quien manifiesta dudas o reservas legales frente a la consulta, pues el eslogan de “siete veces sí” resultó de un unanimismo sospechoso que pudo desanimar a los escépticos.



Durante cinco décadas los grupos guerrilleros enarbolaron con cinismo las banderas de la izquierda, restando legitimidad a las luchas y reivindicaciones sociales en medio de una guerra sin sentido que terminó con el acuerdo de paz. Es momento para que estas voces ciudadanas señalen las fallas y propongan soluciones. Personalmente me entusiasma  ver esas ciudadanías interesadas en los problemas, personas que ha estudiado, viajado y se conectan a través de las redes sociales. Si bien la consulta no fue una victoria, se está incubando un ciudadano activo y conciente de su rol en la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s