Archivos

Imitation Game (2014)

Ser normal: amoldarse a las normas, acatar las órdenes y los deseos de la sociedad. Resignación a crear, innovar y ver el mundo con una perspectiva propia. Sentir culpa por seguir los preceptos personales. Perder el miedo a arrodillarse ante las figuras de poder.
Alan Turing fue un genio cuyo pasado era secreto de Estado, quien desarrolló una máquina capaz de descifrar los mensajes del ejército nazi durante la Segunda Guerra Mundial, hecho clave que pudo influir notablemente en la ventaja que significaría el triunfo de los aliados. Imitation game (Código enigma, 2014) narra con gran versatilidad visual (paleta cromática y ambientación bien logradas) el afán cotidiano de una Inglaterra sitiada por el terror de los bombardeos y el acoso de los submarinos alemanes.
Benedict Cumberbach interpreta a Turing, quien vive en el mundo de sus propios pensamientos, razón por la que su interacción con el mundo puede generar impresiones de arrogancia, rudeza y falta de modales. Concentrado en el reto que supone descifrar en menos de 18 horas los mensajes de Enigma (máquina de comunicaciones cifradas de los alemanes), la película narra varios sucesos en diversos momentos de la vida de Turing sin generar confusión, pues tiene un manejo de color bien definido, sin saturar ni hacerse monótono.
Sin apelar a efectos especiales sofocantes, sin sobreactuaciones, ritmos vacuos ni estridencias visualos o sonoras, Imitation Game logra contar una bonita historia sobre uno de los impulsores de las ciencias de la computación y la tecnología. Muy agradecido, Alan Turing.

Anuncios